• Cristina Boullosa

EL FINAL DE ESTE GIRO DEL TZOLKIN


Hemos llegado al final de este giro del Tzolkin. Hemos recorrido los 260 días. Cada uno de estos días ha aportando su energía particular y especial para que cada ser pueda realizar el trabajo de transformación, de liberación y de profundos cambios hacia la auto-generación y la auto-referencia que simboliza el sello del año de la Tormenta 11.


Es un buen momento para que revises las experiencias de estos últimos tiempos. Observá tus síntomas corporales, tus emociones y tus pensamientos. Solo observalos. Observá que te decís. Reconocé las palabras y las frases que retumban en tu mente y condicionan tu inconsciente y tu realidad. Reconocé qué transformaste, qué se transformó en tu entorno. Si lo pensás un poco verás que ya no existen lugares donde ocultar cosas, ya no hay “alfombras para colocar la basura debajo”.


Todo cae, todo sale a la luz, todo se transforma… ¿cómo lo vivís?. Observate.


Hoy, el sello del Sol Cósmico cierra este giro acercándonos su poder de iluminar y encender el fuego de la vida en lo profundo de nuestro ser, para que la presencia renovada y transformada que logramos perdure y se afiance en la conciencia. Por el chakra coronario entrará esta cálida Luz y será la que guíe esa conciencia que desarrollamos en esta vuelta del camino de evolución y nos acompañará en el nuevo ciclo que comienza mañana, miércoles 23 de mayo, con el Dragón Magnético. El Dragón nos aporta una fuerza arrolladora de nacimiento o renacimiento, de inicio. Tiene gran energía creativa y de creación. Es como un imán que alimenta al Ser y atrae hacia si el propósito de continuar nutriendo la fuerza interna que nos impulsa a continuar el camino de nuestra evolución. Nos conecta con el instinto y la fortaleza para continuar avanzando y plasmar la memoria del Ser superior libre de diseños obsoletos. Tiempo de abrir la mente, y conectar con el chakra raíz y, desde lo mas llano y básico, generar y crear puentes que unan las polaridades o extremos abriendo todo nuestro Ser a las nuevas posibilidades que hoy ya comienzan a vislumbrarse para nuestro camino.


El último desafío de este ciclo es plasmar en la realidad, en la Tierra, en lo concreto, esa Luz y ese Fuego que internalizamos. Será tiempo de reflexión y no de accionar en forma mecánica o impulsiva. Percibir, escuchar y analizar serán palabras clave. Es tiempo de ser conscientes de los pensamientos que hoy nos habitan. Debemos comprender que la mente no es la gran matriz a partir de la cual creamos nuestra vida, así podremos abrir nuevos espacios de generación de lo que estamos siendo. Despertar el sentido creativo más profundo y encauzar el impulso generador. La confianza en la propia energía y luz, sumadas a la iniciativa para transformar el mundo exterior e interior, serán indispensables. Llegará el éxito.


¡Venimos haciendo un gran trabajo desde hace tiempo para poder mantenernos en el eje y salir victoriosos en esta transformación!


Tené en cuenta que gracias a nuestro trabajo personal es inminente el fortalecimiento de los vínculos y la desaparición de las grandes inseguridades de toda la humanidad. Una gran época de florecimiento nos aguarda.


Confiá, disfrutá y observate.

¡Generá tu red y usá tu caja de herramientas!


¡Excelente semana!