• Cristina Boullosa

ÚLTIMOS DÍAS DE LA ONDA ENCANTADA DE LA TORMENTA, EL ECLIPSE Y, ¿CÓMO SEGUIMOS?


Estamos viviendo los últimos tres días de la Onda Encantada de la Tormenta, si recordás los informes anteriores habrás estado consciente del camino hacia la transformación que hemos experimentado desde el pasado eclipse del 7 de agosto, cada cual en su medida.

Fue un tiempo de des-programación, de mirar los patrones que nos tienen atrapados, de reconocer los marcadores que condicionan nuestras acciones, emociones y pensamientos, de ver y reconocer las creencias y programas que se anudan en el ser limitándolo, coartando sus dones.

Entonces, ¿cómo te fue con tu tarea personal? ¿pudiste ver o reconocer algo de esto en vos, en tu vida? ¿pudiste reconocer tus guerras internas, tus miedos profundos, tus terrores, tus desaciertos, tus resentimientos? ¿pudiste lograr el desafío de esta onda encantada, el de poder brillar en TU propia luz en aquello que estableciste como meta? ¿cómo alimentaste esa luz estos años de tu vida? ¿con miedos y limitaciones? ¿dónde quedaron tu intuición y tu sabiduría? ¿pudiste conectar con la semilla de tu ser original y con la fuerza vital que encierra? ¿te preguntaste si te animás o permitís abandonar lo que es familiar y cómodo (aunque limitante y terrorífico) para poder realizar y concretar la belleza de tu ser esencial?.

Hoy, domingo 20, es un día especial para centrarte e ir para dentro, aprovechar para observar y descubrir emociones ocultas o reprimidas y soltarlas, llorarlas, bailarlas o cantarlas y dejarlas partir para poder fluir como el agua en una corriente suave y cálida.

Tenemos la oportunidad de revisar y re-escribir el libreto de nuestra vida, ¿sos consciente de esta oportunidad única?. Abrazá lo oculto hasta ahora, la verdadera fuerza del Amor, del Amor que une nuestras partes divididas, del Amor con mayúsculas. Ese Amor nada tiene que ver con la idea romántica implantada o con mandatos de deber ser solidario y amoroso porque no se conecta con la fuente sino con eso, con el “deber ser”. Estos días hasta aquí han sido un momento importante para revisar y rever todo esto y, mejor aún, para salir de esos lugares que ya no nos resuenan, de ver los marcadores que nos condicionan.

La otra parte del trabajo es, después del “darse cuenta”, aceptar esa parte nuestra, aceptarnos que vivimos limitados, mirando siempre hacia el afuera, desconectados del origen y del Amor, sin escuchar nuestra intuición. Si, tenés que aceptar tus emociones negativas, tenés que aceptar tu miedo, tu ira, tu debilidad e incorporarlas, reconocerlas como parte tuya. Esto te hará un ser más completo, tus partes dispersas e inconexas empezarán a unirse conformando un nuevo tu, más fuerte y más sabio. Este es el camino de la transformación de la Tormenta.

El eclipse del lunes 21 será un momento que va a revelar para muchos todo este trabajo que venís haciendo, que venís anticipando. Para esas personas puede que resulte caótico y que el movimiento de los planetas les muestre por dónde tienen que empezar a trabajar. La luna ocultará la luz del sol y, por unos minutos, solo habrá oscuridad, habrá que entrar en esa oscuridad en un momento en el que el cuerpo biológico no está “preparado” y será compulsivo, debemos entrar en la sombra, sin nada que nos ilumine el camino, sin nada externo que nos distraiga. Aunque no estemos en la zona de avistamiento, igual sentiremos esta influencia. El eclipse nos muestra qué es lo que debemos hacer para salir de los patrones y podamos ampliar la perspectiva más amplia de nuestra vida, caso contrario, los ciclos se repetirán. Es hora de actuar a total consciencia, tomando decisiones personales y maduras ante cada circunstancia, vernos y decir: este es mi camino, así quiero vivir y caminar. Esa valentía de presentarnos con cada vez menos máscaras o armaduras y abrirnos sinceramente y con confianza, es lo que se nos pide.

Otro aprendizaje: encontrar el momento y/o el lugar sereno donde refugiarnos, donde ir, donde encontrar la calma en medio de la tormenta. Las energías son muy volátiles, está todo muy encendido. Aprendé a identificar el espacio interno de retiro y contemplación en el que podrás surfear el cambio y refinar el nuevo ser que sos, tu sueño, visión y servicio. El servicio ya no como algo que entregamos hacia fuera o hacemos por otros o por una causa. El servicio como una manera de ser y estar con nosotros mismos. El servicio como la voz de apoyo que nos damos a nosotros mismos y, a la vez, buscar ese espacio de paz dentro de nosotros, como forma de aporte a la paz, respeto y abundancia que pertenecen a todos los pueblos por derecho de existencia.

Necesitamos la mente calma, tranquila y el cuerpo relajado para conectar con la benevolencia de este momento interno, para conectar con los mensajes y liderar nuestro deseo con plena consciencia de los dones y talentos del ser original. Necesitamos prepararnos para la próxima trecena y el encuentro con la sabiduría del nuevo humano que sos, con la libre voluntad de expresar sus dones y esencia para el más elevado bien individual y de toda la humanidad.

Como siempre afirmo, así de importante es nuestro trabajo personal, continuá con voluntad y responsabilidad.

Observate, saboreá tu esencia y confiá.

Generá tu red y usa tu caja de herramientas.

Encontrá más información y consultas por privado en ZENderos al Alma.

¡Excelente semana!